Mariposa dorada sobre fondo de pequeños cuadrados
La gente olvidará lo que dijiste, incluso lo que hiciste, pero nunca olvidará cómo les hiciste sentir. Éste es el mensaje sobre un fondo de una mano que se hunde en el agua y se estira para agarrarse a otra mano que surge desde arriba
Rebeca Suárez

Rebeca Suárez

La presencia

¿Estamos priorizando lo que es realmente importante? ¿Te has preguntado alguna vez qué significa realmente estar presente? ¿Y cuándo estarlo?

A veces nos lamentamos ante la pérdida de alguien pero cuando estaba no disponíamos de tiempo para llamarle, escucharle, abrazarle…Sin embargo, pasamos horas en un velatorio cuando se ha ido. Así es como damos más importancia a la muerte que a la vida.

Estar presente no es escuchar al otro para dar soluciones a sus problemas, tampoco si nos ponemos a pensar en la contestación que vamos a dar mientras nos habla…es para entender, empatizar y que se sienta acompañado y querido. Lo demás simplemente llegará…

También es cierto que en ocasiones la mejor manera de ayudar a alguien es no ayudarle. Bien porque no quieren nuestra ayuda o porque lo que quieren es que solucionemos sus problemas. Es triste, pero cada uno es responsable de su propia vida. Y a veces mantenerse al margen es un acto de amor hacia nosotros mismos y hacia el otro. Es importante ser perspicaces sobre dónde enfocamos nuestra energía.

Nunca es tarde para aprender, para cambiar,  para cada día, ir transformándonos en la mejor versión de nosotros mismos.

Yo no creo que el tren pase una vez en la vida. Pasa cada día, a cada instante. Sólo hay que subir cuando necesites cambiar de destino. Y nunca es tarde para ser mejor que ayer, mejor con uno mismo y con los demás.

Aprendamos a ser primero un buen ser humano antes de ser un gran profesional.

Sé siempre amable con todas las personas, conocidas o desconocidas…no sabemos qué cargas y cuánta angustia se puede esconder detrás de una sonrisa o detrás de un no saludo. Céntrate en tus acciones y no en los actos de los demás. Podemos cambiarnos a nosotros mismos, es trabajo de los demás su propio cambio. Sin olvidar que el nuestro puede obrar milagros en los otros. Permitamos que el amor se contagie allá donde estemos.

” La sabiduría viene con la habilidad de estar quieto. Sólo mira y sólo escucha. No se necesita más. Estar quieto, mirar y escuchar activa la inteligencia no conceptual dentro de tí. Deja que la quietud dirija tus palabras y acciones”. (Eckhart Tolle)

Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on print

Si te ayuda lo que escribo, y deseas colaborar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Has llegado hasta aquí?

Haz click y obtendrás un regalo

¡¡ Vale por una sesión gratuita !!

Escríbeme con la palabra "mariposa" y comenzaremos programando una primera sesión de toma de contacto
Contactar